El almacenamiento en la nube se pinta de verde…

A estas alturas de la película nadie duda de que utilizar servicios de almacenamiento en la nube es una solución que impulsa la eficiencia energética, que supone un ahorro de costes para las empresas y que es bastante más ecológica que el uso de servidores independientes.

A la mencionada eficiencia energética hay que sumarle la reducción de hardware, que también se traduce en una disminución de residuos tóxicos a largo plazo. Y si todo esto se complementa con sistemas de aprovechamiento de la energía (energías renovables) no sólo se ayuda a disminuir las emisiones de carbono para crear un entorno más limpio sino, también, a optimizar recursos empresariales.

Ya en 2.011 el informe Cloud Computing -The IT Solution for the 21st Century, relativo a las emisiones de carbono que generan los entornos en la nube ofrecía entre otras conclusiones que “los servicios cloud podrían recortar la contaminación atmosférica en 85,7 millones de toneladas métricas anuales en el año 2020”.

Tecnología ecológicaActualmente contamos con más datos:

-  El 71% de los expertos en IT predice que para el 2020 la mayoría de los usuarios de internet vivirán en la nube.

-   Según North Bridge Venture Partners, GigaOM Research y Stratus, el 75 % de las empresas ya dispone de alguna infraestructura en la nube y el mercado cloud mundial alcanzará a finales de este año los 158.800 millones de dólares.

-  Cada servidor  virtualizado (en Estados Unidos) ahorra 7.000 Kwh de electricidad y representa 4 toneladas menos de dióxido de carbono contaminando nuestra atmósfera.

-  Las grandes compañías que operan en la nube pueden reducir sus consumos de energía y sus emisiones de carbono en un 30% y los pequeños negocios pueden lograr incluso mayores ahorros de energía de hasta el 90%.

Bien….pero si todo es tan positivo, tan maravilloso y tan ecológico, ¿dónde está el problema?.

Pues en las formas, porque uno de los principales obstáculos para lograr una nube ecológica real, y uno de los principales retos de las empresas de servicios de cloud computing está en crear centros de datos eficientes que consigan esa reducción del consumo de energía y del impacto en el medio ambiente. Digamos que el problema no está en el progresivo avance en el uso de la nube como método de almacenamiento, sino, en los recursos que se utilizan para este almacenaje y que en algunos casos no son todo lo verdes que deberían ser o que nos dicen que son.

Implementar la “cultura verde” como modelo de gestión empresarial es, sin duda, una de las apuestas del momento y son muchas las TIC que ya están moviendo ficha para situarse en torno a ella y reducir su huella del carbono: Yahoo, Apple, Google, Facebook, Dell son algunos ejemplos. Sin embargo, organizaciones como Greenpeace no ven del todo claro que el ahorro generado supere o ni tan siquiera iguale el costo energético requerido por los data centers.

Greenpeace analiza en este estudio parámetros como: el emplazamiento de las infraestructuras, la eficiencia energética, el uso de renovables y las acciones para paliar los efectos de la emisión de gases de efecto invernadero, así como, la transparencia a la hora de hacer pública la información sobre esta cuestión.

Pero volvamos a los ejemplos “a favor de”, y concretamente al artículo de fecha 29 de julio de Itwire en el que se aportan nuevos informes sobre el tema.

Otras opciones pro nube verde:

La oficina sin papel: que reduce el consumo de energía invertido en la producción y en la impresión de toneladas de papel –reduciendo adicionalmente los consumibles y sus desechos.

La oficina virtual: con empleados trabajando en equipo, pero a distancia y conectados a una única computadora.

Y dos programas de ayuda:

Avanza I+D que financia proyectos de cloud computing y de otras tecnologías que conduzcan a la sustitución de procesos productivos tradicionales por otros más eficientes, contribuyendo, así, a la sostenibilidad energética y por ende a la medioambiental, mediante la incorporación de las TIC.

-  La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) junto con Telefónica ya van por la tercera edición del “Green ICT Application Challenge”.

Por último, informar de la tercera conferencia internacional sobre cloud y green computing (CGC) que tendrá lugar en Karlsruhe – Alemania del 30 de septiembre al 2 de octubre:

Y hasta aquí mi visión del color de las nubes….y tus nubes….. ¿de qué color son?

Sobre nosotros

Community Manager, diplomada en empresariales, máster en dirección y gestión de Pymes. Apasionada de la lectura, de los viajes, de los idiomas y del mundo de la joyería. Inquieta por naturaleza

Etiquetado con:
Publicado en: Actualizaciones, Noticias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>